Saltear al contenido principal
93 633 34 50 info@porunaeconomiacircular.es
Los 12 Indicadores De Una Capital Europea Verde

Los 12 indicadores de una capital europea verde

Desde 2008, diversas ciudades europeas han presentado su candidatura a los premios European Green Capital Awards, que premian a las urbes con mejor gestión medioambiental que sirven de modelo para otros municipios

Fuente: Engineers Journal

Dos tercios de los europeos viven actualmente en ciudades, una cifra que se prevé que aumente al 80% para 2050, ya que cada vez son más las personas eligen vivir en áreas urbanas cada vez más densas para obtener una mejor educación y empleo.

Las áreas urbanas de todos los tamaños pueden ser motores de la economía que impulsan el crecimiento, crean empleo para los ciudadanos y mejoran la competitividad. Al mismo tiempo, las áreas urbanas también son la fuente de muchos de los desafíos ambientales actuales que van desde la congestión del tráfico, la calidad del aire, el estrés en los recursos hídricos hasta los problemas de gestión de residuos y los impactos del cambio climático, entre otros.

Con tal de promover la transición de las urbes hacia políticas más sostenibles, la Comisión Europea puso en marcha en 2008 los premios Green Leaf Awards, para recompensar a las ciudades por el desempeño ambiental y los planes de sostenibilidad así como actuar como un modelo a seguir para otras ciudades. Hasta la fecha, un total de 10 ciudades en Europa han recibido este distintivo para la vida urbana sostenible: Estocolmo (2010), Hamburgo (2011), Vitoria-Gasteiz (2012), Nantes (2013), Copenhague (2014), Bristol (2015) , Ljubljana (2016), Essen (2017), Nijmegen (2018) y Oslo (2019).

La selección de una ciudad galardonada con el título de Capital Verde Europea se evalúa inicialmente sobre la base de 12 indicadores ambientales establecidos progresivamente entre la CE, la secretaría y el panel de expertos:

1.) Cambio climático: mitigación.
2.) Cambio climático: adaptación
3.) Movilidad urbana sostenible.
4.) Uso sostenible de la tierra.
5.) Naturaleza y biodiversidad.
6.) Calidad del aire
7.) Ruido
8.) Residuos
9.) Agua
10.) Crecimiento verde y eco-innovación.
11.) Rendimiento energético
12.) Gobernanza.

Cada uno de los indicadores es evaluado de forma independiente por un panel de expertos internacionales en sus respectivos campos. Las ciudades de más alto rango, basadas en el formulario de solicitud en línea integral, son luego preseleccionadas. Posteriormente, se invita a las ciudades preseleccionadas a presentar su visión, estrategias y capacidad para actuar como un modelo a seguir ante un jurado designado por la CE. Para ganar el premio, la ciudad debe sobresalir en la mayoría si no en todos los 12 indicadores ambientales.

En los últimos 10 años, un total de 86 ciudades de un total de 26 países se han presentado al premio. Se trata es un compromiso notable de las ciudades y especialmente de los países, que representan el 70% de los países elegibles. El premio está abierto a los 28 estados miembros, cinco países candidatos a la UE e Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Para poder participar, las ciudades deben tener una población de más de 100.000 personas.

La principal política de la UE que respalda este premio es la estrategia Europa 2020  junto con el séptimo programa de acción medioambiental de la UE Vivir bien, dentro de los límites de nuestro planeta, en la que los esfuerzos se centraron en crear una «estrategia inteligente sostenible e inclusiva». Economía ‘en toda Europa y en particular’ para mejorar la sostenibilidad de las ciudades de la UE ‘. Esta política fue apoyada por el Pacto de Amsterdam, que estableció la agenda urbana para la UE en mayo de 2016.

Ciudades del futuro

La visión para las ciudades futuras en la estrategia Europa 2020 es que deben aspirar a un crecimiento «inteligente, sostenible e inclusivo». Esto está generalmente alineado con objetivos similares de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible para «hacer que las ciudades sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles».

El tema común es promover el empleo y el crecimiento a través de la provisión de infraestructura y servicios para apoyar la vida urbana sostenible. Este tema requiere un buen diseño urbano e infraestructura resistente que involucre a los planificadores urbanos, pero especialmente la infraestructura crítica diseñada por ingenieros civiles, estructurales y ambientales.

El tema del cambio climático es cada vez más crítico, ya que tanto la mitigación como la adaptación ahora se especifican como dos indicadores individuales. La mayoría de las ciudades ganadoras han sido apoyadas en gran medida por la aprobación de los ciudadanos debido al mayor perfil de la ciudad y al turismo resultante.

Una smart city tiene muchas cualidades que se superponen con una green city, pero también tiene algunos de sus propios requisitos. Los elementos clave de las ciudades inteligentes incluyen el uso de tecnologías y servicios de información y comunicación eficientes y fáciles de usar.

Debe haber un acceso ininterrumpido a la energía, el agua, los alimentos, el transporte y la atención médica utilizando tecnología e innovación, reuniendo datos que puedan usarse para predecir el comportamiento del sistema y prever problemas.

Las ciudades inteligentes demuestran una transformación digital en los servicios de infraestructura para brindar eficiencia energética, acceso a la nube en toda la ciudad y una mejor seguridad pública para satisfacer las necesidades de los ciudadanos. La innovación debe extenderse a la implementación integrada de tecnología de sensores y robótica para administrar activos y recursos de manera eficiente. Estos, a su vez, deben extenderse a los centros de respuesta a emergencias, centros de aprendizaje, centros gubernamentales, instituciones de investigación y técnicas y áreas de negocios clave.

Las ciudades verdes se centran especialmente en la mitigación y adaptación al cambio climático, la facilidad de movilidad del transporte, el uso sostenible de la tierra, la calidad y el uso de los recursos hídricos y la gestión de residuos como parte de la economía circular, junto con la gestión energética de edificios e infraestructura. Esto implica principalmente a sectores tradicionales como el transporte, el suministro de agua, el control de inundaciones y el drenaje sostenible, que requieren una infraestructura inteligente y resistente.

Para superar los desafíos modernos, es evidente que las ciudades inteligentes deben ir más allá de las necesidades de la infraestructura técnica: también hay que fijar los objetivos en la salud y el bienestar, el estilo de vida, la educación y la inclusión social, todo ello ayudado por la transformación digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba